Lifestyle

Desperdicio Cero: la filosofía de vida que todos deberían conocer

julio 26, 2017

Se que he estado un poco perdida por el blog, han sido semanas bastante movidas en las que todos mis proyectos se me han acumulado. ¡Pero no es excusa!

Hoy les traigo un nuevo post que está dedicado a todas las personas que quieren hacer algo más por el planeta, yo en lo personal siempre he sido una ambientalista de corazón. Mi papá es biólogo y siempre nos ha criado con una mentalidad muy «pro ambiente», tanto así que en mi familia tenemos una ONG Ambiental llamada Vitalis y ha sido básicamente nuestra filosofía de vida.

Pero más allá de reforestaciones y cerrar la llave mientras te cepillas los dientes, siempre he querido hacer más. Hace poco conocí una nueva filosofía de vida llamada Zero Waste, la cual habla sobre empezar a cambiar tus hábitos para reducir la cantidad de basura que produces. ¡Me encantó!

Me interesó muchísimo, empecé a investigar más y al final compré el libro de Zero Waste Home de Bea Johnson. Esa fue mi biblia por las semanas siguientes, quería hacer un cambio YA.

Soy fiel admiradora de esta filosofía, pienso que si todos la conocieran y empezaran a cambiar aunque sea un poco sus hábitos de consumo, el planeta tendría un ENORME respiro. Zero Waste es una temática súper amplia y abarca muchísimas cosas, por eso decidí crear una sección en mi blog enfocada únicamente a la mentalidad de Zero Waste porque es algo que voy a adaptar a mi vida.

Esta filosofía no habla únicamente de dejar de producir basura en tu casa, habla de dejar de producir basura en general. Olvídate de los innecesarios popotes, las servilletas de papel, el agua embotellada, la comida rápida, etc. ¡¿Qué?! Sí, por eso les digo que va mucho más allá. Porque si vas a McDonalds, aunque ellos hayan producido el envase de la hamburguesa tú fuiste quien lo consumió, entonces el desperdicio es tuyo.

Una persona en promedio produce 1 Kg de basura al día. ¿Saben lo que es eso? ¡Es muchísimo! Sobretodo porque son muchas las personas que habitan la tierra y es muy poca la basura que se recicla, por eso empieza esta mentalidad. Zero Waste no busca reciclar más, busca consumir menos.

Además de introducir el concepto, este post es un pequeño abre bocas para adaptar un estilo de vida sin desperdicio. Les hablaré un poco de las acciones básicas que puedes tomar para empezar a moverte hacia un camino mucho más sostenible y de menor impacto ambiental. ¡Aquí vamos!

Quiero empezar hablando lo «malo» y es que lamentablemente no existe forma posible en la que se tenga un estilo de vida completamente Zero Waste en el 2017. A menos que vivas en el medio de la selva, es un poco complicado controlar que lo que consumas no tenga ningún tipo de desperdicio, sobretodo en México. Pero existen muchas opciones para reducir tu impacto en el planeta sin sacrificar cosas ni cambiar demasiado, únicamente adaptando nuevos hábitos.

Ahora les hablo de lo bueno ¡¡Wohoo!! y es que aunque es prácticamente imposible llevar un estilo de vida 100% Zero Waste, es súper sencillo reducir considerablemente la basura que produces. Además que otra ventaja enorme de esto es el ahorro económico, en serio. Porque dejar de comprar cosas innecesarias no solo significa menos basura, significa menos gasto también. Les voy a dar algunos tips para que las empiecen a utilizar y me cuenten como les fue.

 

Empezar desde casa es el paso más sencillo, en tu casa puedes controlar lo que compras. Puedes optar por servilletas de tela en vez de papel y decidir comprar cosas menos empacadas, etc. Toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Compra en mercados locales

Uno de los principales retos con esta filosofía es la compra de comida, si compras en el supermercado absolutamente todo viene empaquetado. Sin embargo, tienes la opción de comprar en mercados locales.

No solo te va a salir mucho más barato, también tendrás la opción de llevar tus envases o bolsas para guardar los vegetales y productos que desees comprar. No te dan recibos larguísimos e impresos ni bolsas de plástico.

Entiendo que en los mercados locales no se pueda encontrar de todo, sin embargo encuentras muchísimo. Puedes hacer una lista de las cosas que si encuentras en estos lugares como carne, pollo, vegetales, nueces, granos, etc. Y hacer otra de las cosas que quizás no encuentres como mantequilla o bebidas.

Además de ahorrar dinero estarás apoyando a los comerciantes locales y también estarás consumiendo productos menos procesados. En los supermercados muchas veces todo está muy procesado por ser un sistema tan industrial, estos mercaditos pueden ser una gran opción. Solo tienes que buscar cuál te queda más cerca de tu casa y llevar tus bolsitas.

  • Opta por productos lo menos empaquetados posible

Este es uno de los factores que más resalto cuando digo que no puedes controlar la producción de las cosas, por alguna razón hay productos (como los cereales) que traen una caja más una bolsa de protección y eso resulta muchísima basura al final.

También tienes la opción de llevar tus propias bolsas reusables, las grandotas que cuestan como 20 pesos mexicanos en Walmart y terminan siendo lo máximo porque pueden sostener mucho peso y le entran muchísimos productos. Si compras fruta o vegetales también puedes llevar una bolsa reusable para guardarlos y no tener que agarrar nuevas bolsas.

Si compras carne, pollo o quesos puedes llevar tus propios envases o pedir que no les coloquen tanto plástico al momento de envolverlos. Te aseguro que difícilmente cambie el sabor si le pones una capa de plástico menos o que tu botella de vino sepa a vinagre si le colocan una bolsa en vez de dos. Son pequeñas acciones pero valen muchísimo.

  • Compra vasos, platos, botellas reusables

¡Que fastidio lavar los platos! Ya sé, es una de las excusas más fuertes al momento de hacer una reunión. Pero, ¿de verdad vale la pena? Botar 30 vasos y platos de plástico a la basura solo porque «te dio fastidio» lavar los platos. ¡No creo!

Las botellas reusables también, si eres de las personas que consume café todos los días mejor cómprate un Coffee Mug (no me acuerdo como se dice en español) y pide que te lo rellenen. O cómprate una botella para siempre tener agua sin tener que comprar agua embotellada, solo rellenándola.

Llevar este tipo de cosas contigo a veces puede ser un poco incómodo, pero vale la pena. Sobretodo porque este tipo de hábitos no todo el mundo los conoce, pero si alguien te ve pidiendo que usen tu vaso en vez de darte uno nuevo puede que alguien más se inspire de lo que estás haciendo. ¡Te lo aseguro!

  • Separa la basura

Esto si es súper sencillo y aquí no tienes excusas jajaja.

¡Separa la basura! No es nada complicado, en Ciudad de México ahora te piden que la separes en cuatro (facilita muchísimo al momento de buscar el destino final del desperdicio). La inorgánica que se puede reciclar (PET, cartón, papel, latas, etc.), la inorgánica que no se puede reciclar (toallas sanitarias, papel de baño, etc.), la orgánica (residuos de comida, café, huesos, etc.) y la voluminosa (colchones y cosas así grandes).

En México hay empresas que te recompensan por devolver sus productos, como Herdez que te da cupones y otras cosas por llevar sus latas. También hay muchos lugares que te pagan porque les lleves papel, PET o cartón, estarías reciclando y además teniendo un beneficio económico de eso.

Se que la idea es no producir basura (JEJE), pero la poca que produzcas lo ideal es que la separes.

  • Organiza tus compras

¡En serio! Organiza tus compras, organiza el día y la hora en el que comprarás tus cosas. Así como en donde las vas a comprar.

Mi familia tiene una maña por SIEMPRE comprar cosas en el súper y es horrible, porque tenemos un millón de bolsas reusables y como no nos organizamos nunca la llevamos. Otro detalle es que también vamos con hambre y compramos cosas que no nos hacen falta o no hacemos lista y compramos cosas que ya tenemos, etc.

Es súper importante esto, haz listas de lo que realmente necesitas para que no compres doble. Porque el problema no es únicamente comprar doble, también es que si tienes más comida es más probable que no la comas rápido y se pueda dañar.

  • Haz tus productos en vez de comprarlos

¿Qué? ¿Cómo es eso? ¡Haz tus productos!

En serio, no es tan difícil como suena. Una de las cosas que más me ha llamado la atención del libro es como ella cuenta que hace las cosas en vez de comprarlas, por ejemplo, el jabón.

Ella hace su propio jabón para las manos, ropa, trastes, etc. ¡Es muy sencillo! Hay miles de «recetas» de como hacer productos básicos para el hogar con cosas que tienes en casa, como bicarbonato de sodio (me sorprende lo útil que llega a ser esa cosa) entre otros.

No te limites, además de estar produciendo menos basura (el jabón de la ropa y trastes viene en empaques horrorosos que hasta son complicados al momento de desechar), también estarás aprendiendo cosas nuevas (en serio jajaja). Es mucho más sencillo e incluso mejor, tienes seguridad de qué es lo te estás echando en el cuerpo/cara o en tu propia ropa.

Les digo en serio puedes hacer de todo, hazte desodorante casero. Son muchísimas las opciones para hacerlo tu mismo y la dificultad es mínima. ¡Inténtelo!

En la calle es un poco más complicado, sobretodo si te toca comer ahí. Sin embargo hay formas de sobrevivir jajaja.

  • Lleva siempre una botella para agua

Las personas que me conocen saben que SIEMPRE tengo una botella de agua conmigo, de la mayor capacidad que pueda (no es como que me llevo un galón) para no tener que consumir agua embotellada en la calle.

  • Rechaza lo que no necesites

Rechaza los recibos, la copia del comprobante de la tarjeta, que no necesites. ¿Para qué pides que lo impriman si lo vas a botar? Mejor recházalo y todo será más fácil.

Los popotes (yo tengo una guerra por los popotes), ¿realmente los necesitamos? ¿Qué hay de horrible de pegar los labios a un vaso? ¡Nada! ¡Son inútiles! Cuando era pequeña mi mamá me decía que tenía que tomar con pitillo (popote venezolano) porque las cosas tenían bacterias y yo «era una señorita» (la excusa de la señorita). Era absurdo, pero crecí pensando así. Hasta hace poco que dije más nunca uso un popote y no he muerto ni he tenido herpes en el intento jajaja, es perfectamente posible vivir sin popotes.

Las bolsas, esa es otra cosa que muchas veces resultan inútiles. Hay veces que tengo que comprar UNA cosa en el super, una botella de agua o un labial, cualquier cosa y por alguna razón siempre me la quieren embolsar. ¿Por qué? Al principio me costaba negarlo porque los viejitos que embolsan son lo más tierno de la vida, sin embargo, no valía la pena. A menos que compre muchas cosas que de verdad no pueda cargar, siempre rechazo la bolsita.

Esto puede ser un reto, sin embargo si lo desarrollas en tu oficina o escuela estoy segura muchísimas personas te seguirán.

  • Lleva tu comida

Esta opción es súper conocida por muchos para «ahorrar dinero», que efectivamente si lo ahorras. Pero yo lo recomiendo por mucho más, si llevas tu comida no solo ahorras dinero y controlas que es lo que estás comiendo, también estás controlando la basura que estás produciendo.

Imagínate llevar tu «lonchera» con una servilleta de tela, mientras tus compañeros están comiendo en McDonalds donde botan el envase de la hamburguesa, el de las papas, el vaso del refresco y por qué no, el popote jajaja.

Cabe acotar que llevar la comida implica utilizar un Tupper o algo reutilizable, de nada vale que lleves tu sandwich en una bolsita que pretendes botar jajaja ¡eso no!

  • Imprime lo menos que puedas

Hay personas que tienen un afán enorme por imprimir correos electrónicos, no entiendo porque. Es como si tuvieran mayor veracidad si están impresos, cuando son lo mismo.

Imprime lo menos que puedas y si tienes que imprimir hazlo en hojas recicladas, pequeñas acciones tienen grandes consecuencias y esta es una de ellas. Puedes tener tus correos en tu celular o en tu computadora y si son importantes agrégales una banderita o una estrellita, no los imprimas.

Una de las cosas que ayuda a este tipo de acciones es colocar al final del correo, después de tu forma algo como «ayude a salvar un árbol, no imprima este correo». ¡En serio funciona!

  • Opta por Apps y Reminders

Va de la mano con reducir tu consumo de papel. Existen muchísimas opciones para tomar notas o tener recordatorios en tu computadora o celular, existe simplenote que es un bloc de notas online que mi hermano utiliza en sus clases. Yo en lo personal utilizo Bloc de Notas de Word en la computadora y divido las categorías según los temas de clase.

Si tienes iPhone, Mac o iPad recomiendo muchísimo usar el app de Reminders o el calendario, antes yo era súper arcaica y creía que necesitaba anotar todo en libretas de papel pero un día mi hermano me recomendó muchísimo que usara reminders ó el calendario y me ha servido demasiado, lo puedo usar en la computadora y automáticamente se sincroniza con mi celular.

Yo estudio en la Anáhuac y por alguna razón esos profesores tienen un fetiche con imprimir absolutamente todo (sin ofender), debo admitir que de verdad me molesta. Hoy en día existen muchísimas alternativas para dar clases reduciendo el consumo de papel, pero pocos profesores la utilizan.

  • Habla con tus profesores para imprimir menos

En mi universidad SIEMPRE me piden que imprima todo, por una cara y no por las dos. Con papelitos y colorsitos, etc. (como si fuéramos bebés), realmente es un poco fastidioso pero no puedo hacer mucho. He tenido la oportunidad de conversar con profesores y les he dicho que prefiero enviárselo por correo, porque no tiene sentido que le entregue algo en papel para que me lo regrese al final de semestre como «les devuelvo a todos su basura». No todos mis profesores han accedido, pero muchos sí. Es cuestión de pedirles «bonito» que no sen tan malos.

  • Opta por anotar en tu computadora

Entiendo que anotar en la compu no es la mejor opción y depende muchísimo de la carrera que estudies, sin embargo, existen varias opciones para reducir tu consumo de papel en la universidad.

Toma las notas de tus clases teóricas en tu computadora, es muchísimo mejor y facilita al momento de buscar la información para los exámenes. Si lo de tomar notas en la computadora se te dificulta demasiado, opta por comprarte una libreta para tus materias, con esta libreta puedes administrar la cantidad de hojas que tiene cada materia y así nunca te tendrá que sobrar.

Una de las cosas que más me molestaba de la universidad eran esos cuadernos enormes que ellos mismos te dividían la cantidad de hojas por materia y SIEMPRE tengo materias (física, cálculos, etc.) que se llevan demasiadas hojas y tengo otras que no necesitan casi, me terminan sobrando demasiadas hojas al final.

Otra opción también es reciclar tus hojas, en mi universidad en Venezuela el CEUM (Centro de estudiantes de la Universidad Metropolitana) vendía unos «cuadernos ecológicos» que era un cuaderno de muchas hojas impresas solo por una cara. Mucha gente las compraba porque 1 eran suuuper baratos y 2 estaban reutilizando.

  • Deja de usar post its y reminders de papel

Esto es algo que al menos a las mujeres nos encanta, los post it, son como una adicción. Aunque son lo peoooor de la vida, en serio, se ven absurdamente bonitos y llenan tu cuaderno de colores jajaja pero al final terminan siendo basura innecesaria.

Si eres una persona super visual lo que te recomiendo que hagas es usar marcadores de colores o resaltadores, con esto podrás tomar notas «especiales» en tu cuaderno dentro de tus mismas hojas, sin más papel de por medio.

O simplemente opta a los reminders de tu celular, también son súper sencillos. Puedes ligarlos con tu calendario del celular o computadora y ponerles alarmas todos los días, yo en lo personal tengo reminders de TODO, hasta de irme a dormir jajaja.

Si te gustó el post compártelo en tus redes sociales dándole click a los iconos de las redes acá abajo 🙂

No olvides subscribirte al boletín (dale click al «subscribe» que sale a la derecha) y seguirme en facebook e instagram para que nunca te pierdas de nada.

¿Conocías el concepto Zero Waste? ¿Te gustaría empezar a vivir con esa filosofía? ¡Comparte en los comentarios si tienes algún otro consejo para reducir tu consumo!

Les mando un abrazo 🙂