Lifestyle

El deseo de ser aceptada por todos

julio 31, 2017

Finalmente entendí que por más que esperes que las cosas cambien para empezar a aceptarte a ti mismo, no pasará. La felicidad es completamente independiente de tu físico y sorprendentemente es algo que aprendí recientemente.

Hace poco leí una publicación llamada «Yo nada más quería ser bonita» escrito por Fiona (una amiga) y no tienen idea de lo muchísimo que me identifiqué. Llevaba tiempo queriendo escribir un post similar, sobre mi experiencia en el mundo de aceptación personal pero por una u otra razón no lo había escrito hasta que leí ese y decidí escribirles uno.

No sé si es la sociedad, si es el siglo o si es el país en el que nací, pero toda la vida he sentido la necesidad de «ser aceptada». Y por alguna razón había creído que iba a ser aceptada si era bonita, si tenía la piel de porcelana y un cuerpower, pero NO.

En Venezuela tenemos una cultura de la belleza muuuy marcada, desde que naces tus papás quieren que tengas la piel bonita, los dientes derechos y el cabello sano. Te llevan al dermatólogo, te ponen los brackets, te hacen la keratina y te inscriben en algún deporte para que hagas ejercicio. Sonará muy superficial, pero siempre ha sido importante en la sociedad, es raro entrar a la universidad y que tus compañeros tengan los dientes torcidos o cara con granos. Por eso hemos ganado tantas coronas de Miss Universo jajaja.

Nunca había sido la mujer más femenina del mundo y desde que tengo memoria ha sido un gran obstáculo, cuando era más pequeña los niños me veían como otro niño más y las niñas como la «marimacha», a esas edad éramos súper duros entre nosotros mismos. Obvio que pasa el tiempo, tu cuerpo se desarrolla más y los niños dejan de verte como otro niño.

Todas las experiencias de mi vida me han enseñado muchísimas cosas y me han hecho crecer, sin embargo, había algo que estaba fallando. Soy una persona muy madura pero era muuuuy insegura. Siempre quise ser aceptada, hasta hace poco.

Me di cuenta de eso cuando me vine a vivir a México, donde una de las cosas que más me costaba para conocer gente era el sentirme juzgada.  Y desde que llegué había tenido una única misión personal: hacer ejercicio para tener un cuerpower cuando me quitaran los brackets. Porque según yo, eso me haría feliz. ¿Qué cosas no?

Dejé de sonreír en las fotos, me empecé a tapar la boca mientras hablaba, me compré ropas holgadas porque según yo «me veía gorda con todo»… Hasta me da pena compartirlo, pero no sé si alguno de ustedes pueda identificarse con la situación. Estaba muy acomplejada con mi físico y empecé a atraer cosas igual de negativas.

Pienso que uno atrae cosas que vibran al igual que uno, y si yo estaba infeliz con mi físico iba a atraer personas que también lo estarían. Algo que me pasó y realmente me sorprendió, fue que un día fui a un antro con mi mejor amiga y un niño se nos acercó para conocernos… cuando hablé con el me dijo «asco no, tienes brackets«, se dio la vuelta y se fue. Yo no podía creerlo, me sentí horrible.

Después de ahí todo fue similar, dejé de salir de antro porque me sentía la más fea del lugar. A mis amigas les daban flores, les invitaban tragos y yo lo único que quería era irme, la pasaba muy mal.

Empecé a hacer ejercicio, a comer sano e ir a las citas de ortodoncista lo más puntual posible. Empecé a ver resultados súper rápido, la ropa me quedaba más holgada y mi cuerpo estaba más tonificado… pero me seguía sintiendo mal. A pesar de todas esas cosas, seguía sintiendo la necesidad de que los demás me aprobaran.

Un día simplemente entendí que en mi subconsciente, mi concepto de felicidad estaba basado en la aceptación de otros ¡wow! que injusto, tener que esperar a ser aceptada por los demás para tu aceptarte tu misma. Nunca iba a pasar.

Me cambié el chip, literal. Me di cuenta que si no me acepto yo, nadie más tiene por qué hacerlo.

Dejé de esperar a que el gimnasio diera resultados, a que mis fotos tuvieran más de 100 likes, a que mi ortodoncista me dijera «ya te vamos a quitar los brackets» (si han tenido, sabrán que esto difícilmente pasa rápido jajaja) y dejé de preocuparme por mi número de followers. Dejé de pensar en como reaccionarían los demás con mi cambio, empecé a pensar solo en mí.

Sí, me pusieron los brackets «tarde» (me los puse a los 19 años). Sí, quizás se me han marcado algunos gorditos en la ropa. Me dejó de importar. Me encanta mi físico, hago ejercicio porque me gusta como se siente, porque me gusta poder dormir bien. No porque me castigo, porque «tengo que» entrar en algún prototipo de la sociedad.

Me gustan mis fotos, creé mi blog para compartir cosas que me interesen a mí y quizás a ustedes también, no para «encajar» ni para «ser famosa» esas son cosas que pueden que vengan en el futuro o pueden que no (quién sabe jajaja). No voy a compartir fotos semi desnuda porque necesito ser aceptada y quiero muchísimos likes, no quiero mensajes de desconocidos porque «soy sexy» o lo que sea.

Me encanta que mis amigas sean bellas (porque lo son), me encanta que nos volteen a ver y ya no reaccionar con una cara de incomodidad que espanta a cualquiera. Simplemente empecé a ver las mismas cosas que ya veía, desde otra perspectiva. No les daban flores a mis amigas porque ellas eran bellas y yo horrenda, sino porque mientras ellas sonreían y eran simpáticas, yo estaba gruñendo detrás (literal).

Quiero sentirme bien conmigo misma, quiero ser feliz porque una persona feliz atrae personas felices.

Quiérete, quiéranse como nadie nunca los va a querer, denle la mayor de las importancias a sus opiniones porque al final es la única que importa. La sociedad siempre será dura, pero será aún más dura si dejamos que nos afecte más de lo normal. ¡Ámense!

No hay nada más bonito que una persona que conoce su valor, que no se menosprecia. Una persona que está clara de lo increíble que es, que no se deje afectar por nada de lo que ocurre por fuera.

Soy una mujer que vale muchísimo, que está clara de a donde quiere llegar y cómo va a hacer para lograrlo. Que se cuida y eso es un proceso, que es feliz con sus brackets porque el día que se los quiten tendrá una sonrisa espectacular. Que entendió que una persona feliz se ve bella porque irradia alegría y no hay nada más bonito que una persona sonriendo, con dientes o sin dientes.

Los prototipos de la sociedad no se dan a basto para la cantidad de personas que existen, para la gran diferencia de personalidades. Todos somos únicos y tenemos un valor altísimo, entre más rápido lo entendamos, nos ahorraremos muchos sabores amargos en el camino.

Si te gustó el post compártelo en tus redes sociales dándole click a los iconos de las redes acá abajo 🙂

No olvides subscribirte al boletín (dale click al «subscribe» que sale a la derecha) y seguirme en facebook e instagram para que nunca te pierdas de nada.

¿Cuál es tu concepto de felicidad? ¡Quiero leerlos en mis comentarios!

Les mando un abrazo 🙂

 

7 Comments

  • Reply
    Fiona Pickles
    julio 31, 2017 at 9:30 pm

    This is lo mejor que pude leer hoy. ¡Felicidades hermana! Por ser tan bonita por dentro y por fuera.

  • Reply
    StyleUrMood By Andrea Benzo
    julio 31, 2017 at 10:19 pm

    <3 Qué hermosa e inspiradora!!!! Creo que todas las niñas nos podemos sentir relacionadas con este tema, sobre todo las venezolanas. Desde chiquitas nos están diciendo que para ser bellas hay que mirar las estrellas y jamás nos dijeron que la belleza estaba aquí <3

    Gracias!!

  • Reply
    Diego Diaz Martín
    julio 31, 2017 at 10:41 pm

    Es increible como pudiste sentirte fea cuando eres una mujer espectacular.
    Sin dudas tu historia será compartida por muchas chicas de tu edad. Se lee y respira empatía en tus líneas.
    Gracias por compartirlo.
    DDM

  • Reply
    Santiago
    julio 31, 2017 at 11:18 pm

    No puedo creer que no te guste tu sonrisa, es lo que mas me gusta de ti!

  • Reply
    Valentina Pita
    julio 31, 2017 at 11:20 pm

    Estoy totalmente de acuerdo contigo acerca de lo difícil que es aceptarte físicamente en un país cómoda Venezuela, donde el estereotipo de belleza no baja de 1.70 , ni de 40kg. Es difícil entender el valor de tu propia opinión acerca de ti misma cuando te rodeas de tantas críticas y tantas expectativas. Me pasó exactamente lo mismo. Cuando vivía en Venezuela me consideraba una chama normal, no era lo suficientemente bella para acercarme a cierto tipo de hombres (y mujeres), pero era lo suficienremente simpática para agradarles a otros niños (y niñas). Empecé a juntarme con gente que me llenaba de buenas vibras (pero no eran las amistades que la sociedad esperaba de mí). Mudarme a México no fue solo difícil por dejar a mi familia, mis amistades y mi zona de confort; fue una lección de autoestima. Cuando llegué aquí y vi a tantas mujeres que se sentían hermosas sin necesidad de medir 1.70, pesar 40kg o incluso bañarse en maquillaje, entendí que los que estaban mal no eran ellas, eran los estereotipos venezolanos. Dejé de compararme, dejé de esperar que me crecieran los pechos, dejé de preocuparme porque «Tengo demasiadas estrías», ya no me importa. Tengo muchas estrías, muchas ojeras y mido 1.65, esa soy yo y estoy TAN orgullosa de quién soy, que no podría elegir a nadie más para que me sustituyera. Claro que aún tengo complejos, aún me veo al espejo y es una lucha contra lo que quiero pensar y lo que la sociedad espera de mí, no es fácil, es una lucha constante pero que cada día vale la pena. Hoy en día muchas personas me consideran una persona atractiva, y aunque esto puede sonar un poco engreída, a lo que me refiero es que el hecho de sentirte segura de ti misma te vuelve inmediatamente más atractiva. Tu esencia, tu personalidad, tus valores y principios te vuelven una mujer fuerte e imponente. Cuando te aceptas a ti misma, aceptas que los demás emitan juicios sobre ti porque sabes perfectamente que eso no cambiará quien tú eres.

    Carla, te conozco desde hace AÑOS, quizá nunca lo supiste pero cuando éramos niñas, tú eras uno de mis ejemplos a seguir. Eras la niña cool que se llevaba con los grandes, eras (y sigues siendo) bella y simpática. Para mí eras (y eres) increíble. Te quiero muchísimo, estoy muy feliz por ti de que hayas iniciado este proyecto y más feliz aún pequeños haces reflexionar a muchos otros. Eres una mujer fuerte y digna de admirar. Cree en ti y nadie más podrá no hacerlo, muchos éxitos Carli!

  • Reply
    Andy
    agosto 2, 2017 at 1:14 pm

    Muchas mujeres pasamos por esa misma etapa y me identifico mucho contigo. Eres una mujer increíble y bella tanto por dentro y por fuera, y el haber compartido tu testimonio, ayudará a muchas personas a entender algo muy simple más no muy sencillo de lograrlo. El amarase y aceptarse a uno mismo. Somos el reflejo de nuestro pensamiento y de nuestro ser interior, todo comienza por EL SER. Por ello, el mayor trabajo que tenemos es con nosotras.
    Eres una mujer muy poderosa. Adelante!
    Abrazos Andy.

  • Reply
    Angelica Galavid
    noviembre 30, 2017 at 11:42 am

    Holaaa carla muy deacuerdo contigo nosotras las mujeres aveces no nos damos cuenta del valor que tenemos y que mas allá de lo físico somos bellas seamos como seamos, te felicito muy buen articulo y gracias por tu comentario en mi foto de instagram, me gusta la energía que compartes desde ya tienes una seguidora mas, a mi me gusta tu estilo de vida deberías compartir tips de como empezar a hacer vlogs y ser bloguera muchas de nosotras tenemos muchas ideas pero no sabemos como empezar en este mundo de las redes sociales. saludos desde Venezuela.

Leave a Reply